La Guía    

Carlos López dejó como legado su canto vital

* Hoy recordamos al fallecido trovador nacional, quien nunca dejó de creer que el canto era la robusta expresión del hombre boliviano.



Carlos López falleció, pero deja como un gran legado su canto vital, que siempre tenía mensajes que hablaban sobre la posibilidad de construir y tener un mundo mejor.

El trovador boliviano, que murió el pasado sábado en Cochabamba, se caracterizó por hacer canciones enmarcadas en su línea de crítica social. “Es la vida misma, la cotidianidad la que inspira estas canciones que se mueven en el comentario, la reflexión, el mensaje y la queja. En síntesis, son un referencia a la utopía porque aún creo que el canto sigue siendo la robusta expresión del hombre boliviano”, afirmó López al entonces suplemento Tu Guía del periódico EL DIARIO.

El Canto Vital fue la obra poética y musical de su autoría. Tenía tres volúmenes: “Urgente”, “Cantos de guerreros” y “Ghandarba”.

El primer volumen de la serie Canto Vital, “Urgente”, fue grabado en 1998 en Canadá y presentado en Bolivia el año 2000. En sus composiciones la poesía y la reflexión están siempre presentes.

En el segundo volumen, “Cantos de guerreros”, presentado en octubre de 2016, el trovador hace un homenaje a los cantautores latinoamericanos. Este disco y el siguiente contaron con la participación en los arreglos musicales y la grabación del maestro Juan Carlos Cordero, quien además fue productor de estos materiales discográficos.

El disco “Ghandarba”, volumen 3 de la serie, presentado en junio del año 2017, contó con la participación del vientista Alejandro Alarcón. Los temas contenidos en este disco invitan a detenerse y mirar lo que sucede a nuestro alrededor y tomar conciencia de ello.

“El Canto Vital contiene cantos con sabor a vida, de comentario social, en el género del canto trovadoresco. Estos tres volúmenes se parecen en que su intencionalidad es la misma: cantarle a la vida a través de las historias que los cantos contienen. Y se diferencian en que son canciones escritas en distintas etapas de mi vida de músico”, explicaba López a Tu Guía.

UN MÚSICO AUTODIDACTA

QUE LE CANTABA AL PUEBLO

Carlos López Araujo nació en La Paz, pero vivió gran parte de su vida en Potosí, según confesó a Tu Guía. Fue profesor de psicología y filosofía, ramas que dejó de enseñar por la música, la gran pasión de su vida.

López fundó junto a Gerardo Arias el año 1974 Savia Nueva, grupo que integró hasta 1983, cuando salió a radicar en el exterior del país. También fue parte del Cuarteto Indio y Música de Maestros.

A su retorno, en 1989, inició su carrera como solista con composiciones propias que integran el “Canto Vital”.

“Un músico autodidacta, sensible y con mucha imaginación, que le canta al pueblo. Un hombre sin barreras y convencido de que la sociedad puede tener un mujer rumbo”, así decía ser el trovador boliviano, quien confesaba ser una persona muy serena, a quien le gustaba leer bastante, “sobre todo obras relacionadas con la literatura”.

Carlos vivió los últimos años en Coroico, desde donde continuaba en la labor de creación y difusión del canto trovadoresco.

EL ADIÓS DE SUS COLEGAS Y AMIGOS

“Emprendes este último viaje sin retorno justo cuando tu canto llenaba los vacíos que en alaridos multifonicos, reclamaba el arte musical en Bolivia (…). Nos diste tanto, enseñaste tanto...

Carlitos es de esos trovadores que mueren para no morir nunca (Víctor Roque).

“Qué dolor, amigo y hermano de arte y lucha. Tu vozarrón y lastimera guitarra resonarán por siempre en mi recuerdo”

(Javier Saldías).

“Carlos López, te fuiste antes de tiempo en busca de otros universos y nos dejas una misión importantísima a los que quedamos: No dejar de reinventar y buscar la maravilla.

Tu canto es el Canto Vital, el Canto de Todos” (Christian Benítez Ugarteche).

“Apreciado Maestro Cantor y Poeta Carlos López: Tu entrega, generosidad y compromiso vivirán por siempre” (José Luis Lozada).

“Carlos López, voy a recordar siempre tu profundo amor por la música de nuestros pueblos, por esa que les describe en su alma, con dilatadas pupilas, pies descalzos y sueños postergados” (Rachela Batista).

“Ha sido un honor cantar contigo (…). Te guardaré siempre en el corazón con tu canto vital” (René Ponce).

MÁS TITULARES DE La Guía