NACIONAL    

Por leyes que van contra CNS

Observan parcialidad de COB frente al Gobierno

> Lanzan la propuesta del aporte ciudadano para financiar la salud pública de los bolivianos a través del sistema que realizan los choferes en la actualidad, que recaudan 20 centavos por la venta de gasolina y similar monto del peaje



Exdirigentes sindicales cuestionan la Ley 1189 que afecta al patrimonio de los asegurados de la Caja Nacional de Salud (CNS), así como anula la participación del directorio de la entidad aseguradora, observan al parecer parcialidad de la Central Obrera frente al Gobierno y, por ello, le exigen defender el patrimonio de la institución.

En las últimas semanas, los médicos ingresaron en un paro indefinido debido a la imposición del Gobierno a través de la Ley 1189, y también trabajadores de la entidad aseguradora exigen el respeto a la autonomía, enmarcada en la norma vigente, debido a que la norma anularía el trabajo del directorio.

Además no solo cuestionan la puesta en marcha del Sistema Único de Salud (SUS) que nació de la noche a la mañana, al calor político de cara a las elecciones de octubre, y que pone en dificultades a todo el sistema por la falta de infraestructura así como de médicos, sino que aprueba normas sin participación del sector, y ahora ya habría empezado a redactar la reglamentación de la norma.

La dirigencia del sector salud así como los exdirigentes de otros sectores en reiteradas oportunidades señalaron que el funcionamiento del SUS demandaría una suma de dinero significativa, y por ello solicitaron aplazar la implementación hasta que se busque financiamiento.

APORTE CIUDADANO

Es ahí donde surge la propuesta de exdirigentes del Aporte Ciudadano para cubrir un seguro universal no solo único, que se financiaría con un aporte de 20 centavos de bolivianos por la compra de combustible así por el pago del peaje. Así como lo hace el transporte público, que esta situación se replicaría a nivel nacional, y no solo para un sector, el cual es cuestionado por otros sectores por las denuncias al interior de los choferes sindicalizados.

Explican que un parque automotor de alrededor de 1.900 generaría una suma interesante para costear la salud pública de los bolivianos, e implementar un plan de seguro de salud.

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), una persona por lo menos requiere entre 30 a 50 dólares para su atención básica.

Si se toma en cuenta que se requiere atender a 7 millones de personas, y tomando en cuenta el dato de la OMS, se requeriría 350 millones de dólares anuales para que funcione el SUS, recursos que no hay por el momento, observa un dirigente sindical.

DEMANDA

Por otra parte, los exdirigentes exigen al Gobierno presupuesto propio para el Seguro Universal de Salud (SUS), y no hacer uso de recursos de la entidad aseguradora.

El pronunciamiento firmado por una treintena de exdirigentes de diversos sectores laborales asegura que a través de la referida norma el Gobierno pretende disponer de “un total de Bs 6.376.832.236, para la implementación de 67 infraestructuras hospitalarias y centros de salud de primer nivel, así como la inversión de hasta el 30 % en títulos financieros y; la implementación de un sistema de informatización de la entidad” que corresponden a los ahorros de la CNS.

Detalla que la anunciada infraestructura hospitalaria será construida “donde no existen suficientes asegurados y beneficiarios de la CNS lo que evidencia que, en los hechos, terminará siendo usada por el Sistema Único de Salud (SUS) pese a que los recursos que serán invertidos no son del Tesoro General del Estado, ni del Ministerio de Salud, sino exclusivamente de la CNS”.

Además observan que la propuesta gubernamental no contempla la compra de terrenos ni el pago de los servicios, y pasar la normativa del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, que pide a la Caja primero sanear el derecho propietario para empezar a construir.

MÁS TITULARES DE NACIONAL