POLÍTICA    

Gobierno boliviano

Existe plan internacional para desestabilizar Bolivia

> España retiró de Bolivia a seis miembros de su cuerpo diplomático después de los incidentes en la residencia de la Embajada de México hasta donde llegaron con los rostros cubiertos presumiblemente para ayudar en la fuga del exministro Juan Ramón Quintana



El Gobierno boliviano denunció que la presencia de en Bolivia de miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO) del Cuerpo Nacional de Policía de España, quienes protagonizaron un incidente en la residencia de la Embajada de México, es parte de un plan internacional que busca desestabilizar el proceso de recuperación de la democracia y la pacificación, denunció ayer el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

“Ante el atropello a la soberanía boliviana por el Reino de España, presencia de GEO encapuchados en ingreso a embajada de México, denunciamos la existencia de un plan internacional para desestabilizar la recuperación de la democracia y la pacificación de nuestro país”, escribió el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, en su cuenta de Twitter.

El viernes de la pasada semana, cuatro encapuchados del GEO a bordo de vehículos con placas diplomáticas de la Embajada de España intentaron ingresar a la residencia de la embajadora de México en La Paz, según un reporte oficial de la Policía.

La presencia en Bolivia de este grupo especial de la Policía española también fue confirmada por el periódico El País de España.

“Se trataba de los escoltas de la Embajada, pertenecientes al Grupo Especial de Operaciones (GEO) del Cuerpo Nacional de Policía. Tras unos instantes de tensión, estos tuvieron que retirarse en medio de los insultos de algunos vecinos. Sin embargo, los diplomáticos pudieron entrar y mantener la reunión prevista”, dice parte del reporte del medio español.

Para el Gobierno boliviano, esa acción podría haber tenido el objetivo de sacar a una de las exautoridades bolivianas que debe rendir cuentas a la justicia boliviana, como es el exministro Juan Ramón Quintana, quien está acusado por terrorismo y sedición.

Ante esa situación, la Cancillería boliviana denunció el abuso de privilegios y el atropello a la soberanía del país por los funcionarios de España en La Paz, que vulneraron la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Asimismo, anunció que se enviará una denuncia y una nota a la Cancillería de España sobre esa situación,

Sin embargo, la legación española, mediante su cuenta en Twitter, explicó que se trataba de una visita exclusivamente de «cortesía» y negó rotundamente que pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas que se encuentran asiladas en aquellas dependencias.

El expresidente y delegado especial de Bolivia ante la comunidad internacional, Jorge Quiroga, denunció que los gobiernos de España y México intentan conspirar contra la reconstrucción democrática de Bolivia y el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció que solicitará la expulsión de los funcionarios de la Embajada de España.

Esta jornada, según el diario «El Deber», se confirmó la salida del país de al menos seis funcionarios españoles.

La presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, expresó su preocupación por el impase diplomático de Bolivia con México y España y consideró que el Gobierno debería convocar a los embajadores de esos países para «limar asperezas».

MÁS TITULARES DE POLÍTICA