CULTURAL    

INTELIGENCIA EMOCIONAL

“Reunión familiar para reparar los corazones”

Eduardo Kucharsky Asport

“Una reunión familiar para resolver los resentimientos profundos a través del perdón sincero es un acto creativo que siempre produce buenos resultados en diferentes niveles”



Cuando los corazones están llenos de dolor emocional, de dolor comunicativo y de dolor físico es difícil que los cerebros piensen  con sinceridad o con claridad.

Cada día de vida cuenta, si vivimos distantes, enojados, resentidos y no queremos afrontarlo ni resolverlo, vivimos realmente en un infierno familiar.

Promover y conseguir una reunión familiar en la cual se establezcan algunos acuerdos para que las reacciones emocionales de las personas participantes puedan ser auto-controladas con la respiración profunda y con palabras internas para poder mantenerse en constante calma interior (pensar de forma repetitiva:”tranquilo-calmado-relajado), es una  de las decisiones y determinaciones más importantes que se puede tomar en la vida de una familia; en esta reunión asegurada por el compromiso de controlar las reacciones violentas o negativas, cada participante podrá decir y expresar su problema, sus quejas o las situaciones que lo tienen descontento o descontenta y los demás participantes podrán colaborar, uno por uno negociando o aportando puntos de vista positivos y sinceros que permitan, a través de una charla de entendimiento donde la “sabiduría de la oreja” es la que debe predominar, llegar a estados de alivio, de positividad, de equilibrio y de conformidad interior.

Sabemos que sin sinceridad no hay cambio posible, sin este valor fundamental, el engaño y el auto engaño involuntarios impiden que podamos realizar un trabajo de reparación familiar exitoso y si la familia no se repara, su destrucción gradual podría suceder.

Una reunión familiar en muchas familias podría crear el proceso de solución y no bastaría una reunión, habría que hacer una o dos mensualmente para poder ir evaluando nuestro estado familiar actual para dejar de ser una familia negativa, conflictiva, mentirosa y sufriente y convertirnos en una familia de personas triunfadoras, sinceras, correctas, veraces y capaces de entender y de darse cuenta de la gran oportunidad que es el hecho de tener una familia tal como la tenemos.

Después de decir las verdades personales y de hablar de los sentimientos heridos, debemos proceder a perdonarnos unos a otros y después del perdón recíproco y general, proceder a hacer una lista de las soluciones que se ensayarán en la nueva etapa hasta la siguiente reunión familiar.

Las reuniones familiares sinceramente practicadas producen paz, armonía, soluciones y mejoras comunicativas, aparte de días de vida mejores, mejores para los papás, mejores para los hijos y mejores para la sociedad en general; nos vemos en el artículo de mañana.

Si desea tener una conversación con el autor o una consulta acerca de cualquier problema de su vida,  llame a los teléfonos del encabezado  (72513317-69959829-2488284), se contestan mensajes por WhatsApp también; los problemas sólo se resuelven cuando se los afronta con seguridad.

MÁS TITULARES DE CULTURAL